La Lectura del Om

Elige tu tirada aquí

Con motivo del estudio y mi entusiasmo con esta baraja India tan especial, he decidido plantear esta lectura de cinco cartas. Ya que en el libro, sus autores han recurrido a símbolos y emblemas sagrados, místicos y ancestrales, yo me he animado con éste ideado por mí misma.

Una tirada sencilla para preguntas sobre aquellos bloqueos que nos están reteniendo. Una posible ayuda para encontrar y reconocer qué es lo que falla, la muestra del consejo y poder así, vislumbrar la salida. 

 

Cartas: The Sacred India Tarot. Royit Arya & Jane Adams. YogiImpressions.

Elige tu tirada aquí

Combinación 8 de Copas + 10 de Bastos

Elige tu tirada aquí

Un ejemplo de combinación de imágenes que simulan una situación que parte de un estado a otro, pueden ser estas dos que presento aquí de El Tarot Rider. Aclaro ante todo que es una reflexión personal que deseo compartir en mi web, incitando a la introspección y a la observación. Recordemos que los arcanos menores nos muestran escenas, que no siempre hablan de situaciones aisladas, sino que al contrario, en la mayoría de los casos enlazan un aspecto de lo que está pasando a modo presente, pasado o futuro, con el anterior o siguiente. Cuando me he encontrado con estos dos naipes, veo a la misma persona en un movimiento lento pero progresivo. Analizo la figura y la pose es increíblemente parecida, la pierna izquierda por delante, quizás a un paso más calmado en el ocho de copas, una mal formación en la parte alta de la espalda, como una “chepa” y también un bastón. En el caso de las copas, es uno como apoyo para seguir facilitando la ruta al caminante, en le caso de los bastos, el bastón parece más el propio hombre, él mantiene solamente uno “lleno de muchos” (diez ni más ni menos) y que para sostenerlos, los abraza ciegamente provocando así una mayor carga sobre los hombros. En el ocho de copas, la silueta está alejándose, la oscuridad prevalece pero se aprecia luz en la luna que ilumina en la senda que sigue el personaje. Él reconoce esa luz y de hecho la mira con la esperanza de que llegará el día siguiente y conseguirá verlo todo con mayor claridad.

En el diez de bastos la claridad existe, toda la carta está iluminada por el sol aunque no se muestre, pues el cielo está despejado y el terreno no tiene imperfecciones (dificultades) sin embargo, la sombra de todo a lo que se aferra el hombre, no le deja ver, él mismo no se permite ver, va a un ritmo más acelerado pero sin buscar. Esta representación de la persona es mucho mayor en tamaño, está más cerca, más presente y tiene mucho peso a mi forma de ver.

Cuando quedas advertida de toda esta información ¿Qué puedo observar por mí misma aquí? Veo a un buscador positivo que sale de una crisis para meterse en una responsabilidad tremenda, la que convierte en la salvación a todos sus problemas, es decir, alguien que hace de su  trabajo una salida para evadirse de lo que realmente merece un tiempo de reflexión. Una huida que lo único que hace es alargar un conflicto o sentimiento doloroso. No encuentra la solución verdadera al menos por el momento, necesita de ayuda externa quizás. Y si por ejemplo, hablando de una relación entre dos personas diferentes ¿Qué ocurre entre ellas? ¿Se encuentran? ¿Se distancian? Si salen como en la imagen adjunta, es probable que la persona de la izquierda acuda al encuentro de la otra para apoyarla, esclarecerla o disculparse quizás, y ésta no puede o no quiere ver… Las demás cartas nos ofrecerán siempre más datos, pero ahí dejo este análisis personal.

Ilustraciones: Tarot Arthur E. Waite, 1910. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

La Muerte y La Luna

Elige tu tirada aquí

Las combinaciones de naipes es amplia. El abanico de posibilidades que nos muestra el Tarot para mí es infinito, y es el aspecto primordial sin duda que más me atrae de este “Arte”. No solamente me pasa en este campo, en cada cosa que me meto no alcanzo a ver el final, y eso me hace fluir, el propósito no es llegar, sino disfrutar el camino.

Estos dos Arcanos mayores podríamos incluirlos en el rango de la oscuridad por así decirlo, las cartas de la noche, de las caídas, los descensos, etc. Creo que podrían hacerse muchas categorías, incluso cada uno podría hacerse las suyas propias. Cuando a ti, que tienes tu baraja, te apetece sacar un par de cartas simplemente por curiosidad y te encuentras con esta combinación o cualquier otra, lo más probable es que tu mente reaccione de alguna manera inesperada.

¿Qué tal por la mañana para ver qué consejo te trae hoy? ¿Qué tal por la noche al final de la jornada? Lo mismo das con una explicación de lo más sencilla a ese acontecimiento que no te ha terminado de encajar en ese día. Las cartas muestran señales/mensajes/signos de atención, etc ocultos, pero no porque sean un gran misterio, sino porque la mayoría de las veces tenemos algo justo delante de nosotros y no lo vemos… Puede explicarse así, que las imágenes ayudan a ver lo que con nuestra mente nublada y ocupada ignoramos, e incluso ni así, conseguimos encontrarle una explicación a lo que nos muestran. No pasa nada, seguramente pronto uno acaba entendiendo con cualquier hecho cotidiano.

¿Cómo enlazar un final con La Muerte y una Luna que le sigue? Las respuestas pueden ser muchas, no tengo normas para las combinaciones, siempre las interpreto en el contexto, pero desde luego, los cambios y transformaciones están asegurados. Como también son cartas relacionadas con el destino, muchas veces suelen ser repentinas, nos descolocan, conmueven o agitan a cualquier nivel: físico, emocional, mental o espiritual. Cuando te adentras en el viaje a la oscuridad para liberarte de lo que se ha convertido en parte de ti y de tu vida, La Luna acentúa e intensifica más aún la percepción, las sensaciones, las dudas y preguntas en esa senda, haciéndola más difícil y disminuyendo el estado de ánimo por la incertidumbre. Este sentimiento puede durar una tarde, una semana o quizás meses, pero todo lo que baja sube, y en una combinación diaria, puede hasta mostrar un rato de desgana, debido a una pérdida que con el paso de un par de horas o cinco minutos, veremos que no tenía tanto valor. La vulnerabilidad es momentánea. De ahí, una floja descripción de la magnitud y posibilidades que tiene un mensaje del Tarot.

Ilustraciones: Tarot del Iniciado, Norbert Lösche, 1988. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

Tarot a distancia ¿Funciona?

Elige tu tirada aquí

Una lectura de Tarot a distancia tiene el mismo resultado/efectividad que si se hace presencial. No depende del lugar, depende del tarotista y su comodidad. Aún gente conocida me lo pregunta. Yo me encuentro muy cómoda haciendo lecturas a distancia, soy de las que opinan y tienen fé en que la energía sigue al pensamiento, y si hay intención y predisposición para conectar con esa persona que quiere una lectura, todo funciona exactamente igual que si la tienes físicamente delante.

A todos aquellos que trabajáis con Reiki sabréis de lo que hablo, muchos reikistas hasta se sienten más cómodos enviando energía a distancia, se concentran más y se cansan menos. Para mí un despliegue de cartas de Tarot sobre una persona es  también un movimiento de energía. Los arcanos son puertas que se abren para mostrar ideas, caminos y opciones de la vida de la persona, hablan de su estado anímico, emocional e incluso de su alma. Lo que influye en una consulta es la actitud de los que participan en ella y las preguntas/temas, que como he escrito arriba, deberán plantearse adecuadamente. También influye si se está haciendo en directo o escrito por encargo. En el primer caso, interactúas con la persona y se pueden explorar varios campos sobre la marcha con pequeñas preguntas que vayan surgiendo (suelen ser muy fluídas). En el segundo caso, la intuición del tarotista ha de entrar en máximo nivel y concentración, pues está describiendo exactamente lo que las cartas exponen sin ninguna aprobación en el momento presente por parte del que consulta.

He de decir que disfruto en todos los casos y las cartas enseñan el mensaje, si hay errores (que todos los tenemos), puede ser debido al canal (el intérprete), desde la lectura de las cartas hasta la transmisión al consultante, o debido a otros factores previos que influyen muchísimo en la sesión. Es imposible llegar a algo en claro cuando la persona que demanda los servicios de un tarotista está en un estado de ansiedad o salud incompatibles en ese momento, cansancio extremo, estrés, etc. También se hace muy difícil llevar a cabo una consulta productiva si cuando estás leyéndole las cartas, la conexión se entrecorta o la persona interesada está haciendo la compra, gestiones o de limpieza en la cocina… Muchas más cosas se me pueden ocurrir, pero me apetecía aclarar una cosa, si algo es lo último en tener la culpa de una lectura infructuosa o errónea, es el Tarot.

Ilustraciones: Tarot Minchiate Florentina, Anónimo, 1806. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

Ejercitando Los Ojos

Elige tu tirada aquí

¿Sabías que existen ejercicios físicos con los ojos para mantener una vista sana y fuerte? ¿Y que la práctica regular de los mismos los prepara para desarrollar la visión aural?

Si aún no los conoces y quieres probar, este texto te puede interesar:

Para una práctica completa y beneficiosa, se requieren al menos diez minutos. Antes de empezar, se necesita construir un estado de paz y concentración.

1. Sentad@ en tu postura habitual de meditación espalda derecha cómodamente, realiza unas respiraciones profundas, lentas y aléjate de la mente dispersa. Lleva toda tu atención a cada paso. Si estás con la respiración la llevas a ella, después con los ejercicios del cuello, la enfocas en cada movimiento.

2. Relajar el cuello también es importante, solemos acumular mucha tensión esa zona. Primero muévelo hacia delante y hacia atrás, luego de izquierda a derecha bajando la oreja hacia su hombro correspondiente, y finalizas empezando desde delante con la barbilla en el pecho haciendo rotaciones hacia un lado y después empiezas por el otro dibujando algo parecido a un círculo. Con tres veces por cada lado es suficiente. Muchísima suavidad y lentitud, atención plena y si hay molestias o mareos, parar inmediatamente. Cuidado si hay problemas de cervicales, abstenerse de hacerlo.

3. Después aflojas los hombros girándolos hacia delante y hacia atrás, y también pones la atención en ese movimiento circular. Luego hacia arriba y hacia abajo, encogiendo y soltando. Cinco veces cada serie.

4. Acostumbrados a mover el cuello cada vez que algo se nos escapa de la vista, y a mantener la mirada fija en las lecturas o el ordenador, nos olvidamos de que los ojos necesitan moverse. El movimiento bien hecho, es salud, y el estiramiento de los musculos de los ojos también es salud para ellos. Sin mover para nada la cabeza, y con la mayor lentitud posible (cuanto más despacio mejor) se hace así:

  1. Mirar hacia arriba y hacia abajo cinco veces.

  2. Mirar al extremo derecho y de ahí, llevar la vida a la extremo izquierdo cinco veces.

  3. Como en una diagonal, mirar hacia arriba a la derecha hasta abajo a la izquierda y viceversa cinco veces en cada sentido.

  4. Llevar la mirada hacia arriba y dibujar un círculo empezando por la derecha, hacerlo cinco veces, y luego en el sentido contrario otras cinco veces.

  5. Estirar el dedo pulgar a la altura de los ojos, fijar la vista ahí, después a la pared o fondo de manera alterna cinco veces.

Para finalizar, darse calor en las palmas de las manos frotándolas y después se apoyan en forma de cuencos sobre los ojos para relajarlos.

Hasta aquí sería un ejercicio perfecto para los órganos de la vista (yoga para los ojos) muy recomendable para todo aquel que quiera hacer esta “gimnasia” de mantenimiento. Si esta rutina es acompañada de los que se explican más adelante, se dice que ayudan en conjunto a desarrollar la visión aural. Está claro que unos ojos sanos y fuertes harán que la otra fase se desarrolle más fácilmente.

¿Qué es el aura?

Todo lo que existe, está en contínuo movimiento (los animales, las plantas, los minerales…) Todo el Universo es justo una vibración; cada partícula, cada átomo, incluso cada pensamiento. El aura es una envoltura energética que parte de nuestro centro y nos rodea, y tiene varias capas. Es luminosa y vibracional e irradia cualquier cuerpo. Se extiende en todos los sentidos a una distancia corporal de unos 45 cm aprox.

Es energía alrededor de cualquier elemento vivo y cambia constantemente. Los objetos también tienen su propia aura aunque es fija y suele ser menos intensa (una maceta, un mueble, un cuadro…) La primera capa es la que el hombre empieza a percibir, ver y sentir, porque es la más ligada al cuerpo físico. La cámara Kirlian puede fotografiar el aura y sus diferentes capas, aunque no seamos capaces de verlas o sentirlas, existen y está comprobado. Para estudiar las siete capas al completo se necesita un trabajo muy intenso y de gran dedicación, pues no está al alcance de cualquiera. De hecho, pueden variar sus colores y la intensidad de los mismos, los lectores del aura pueden reconocer aspectos de la persona que ni ella misma conoce.

Este tema es muy amplio y fascinante, y existen numerosos libros dedicados a ello. Me limito en este apartado a lo que es la búsqueda de cómo prepararse física, emocional y mentalmente para desarrollar capacidades que todos tenemos dentro y que todos somos capaces de hacer. Simplemente que tenemos muchas facultades “desentrenadas”. Lo más importante es la paciencia, la perseverancia y la “ no espera de expectativas”, porque este tipo de habilidades van surgiendo, y cada persona es un mundo. Independientemente de la historia tradicional del aura, de los eternos debates trascendentales, de las experiencias ajenas y de los conocimientos científicos, la experiencia de uno mismo se lo merienda todo, no hace falta aprenderse todo lo que está escrito, para eso está, para consultarlo cuando nos sea necesario. Es mejor un gramo de práctica que toneladas de teoría (y eso lo ha dicho mucha gente bien preparada, hasta es una frase hecha para mi).

Una vez realizados los cuatro pasos anteriores durante seis días consecutivos, los unimos a los siguientes:

5. Ahora que ya se siente el cuerpo más suave, la mente debe acompañar, lo mejor es poner la atención en la zona del entrecejo y sentir que la respiración, sin controlarla ni forzarla, es decir, el proceso natural de la misma, se siente que el aire entra al inspirar por el entrecejo y sale cuando se expira. Poner la atención en ese punto de luz imaginario que tenemos entre las cejas, en la parte baja de la frente, durante cinco minutos.

6. Alcanzado este estado de plenitud y sosiego, tumbarse en el suelo boca arriba con una esterilla, mantita en el cuello y cabeza (para que no sea tan alto como un cojín) y otra para taparse, o sino, a la cama directamente. Piernas y pies separados en línea con los hombros y brazos separados del cuerpo, flojos y manos con las palmas hacia arriba, como la postura de cadáver (savasana).

  1. Primero, cerrar los ojos durante un par de minutos sin forzar.

  2. Abrir los ojos y llevarlos a la punta de la nariz, que se haga sin dolor y sin tensión, cuando esto ocurra, finaliza este paso. Lo mejor es aguantar un ratito, pero lo que se pueda.

  3. Volver a cerrar un par de minutos. Relajarse y sentir que el peso de la cabeza atraviesa la zona de apoyo (cama/suelo), el cuerpo queda muy flojo.

  4. Abrir de nuevo y llevar la mirada arriba del entrecejo, un poco más arriba de éste. Aguantar allí lo que se pueda sin tensión.

  5. Cerrar para descansar.

  6. Abrir y llevar la mirada al rabillo del ojo derecho, como si quisieras verte la oreja derecha sin mover la cabeza. Aguanta lo que puedas disfrutando del ejercicio.

  7. Descansar con los ojos cerrados dos minutos más y repetir lo mismo hacia el lado izquierdo.

  8. Cerrar los ojos, frotar las manos para conseguir calor y ponerlas sobre los párpados en forma de cuencos. Quedarse así cinco minutos y salir de la postura de lado, despacio. Una vez sentados, permanece allí unos minutos antes de levantarte de golpe.

Ilustraciones: “El Colgado” Tarot del Iniciado, Norbert Lösche, 1988. Lo Scarabeo

Trabajar la Visión Periférica:

Todo lo anterior, prepara para este paso. Perfecto trabajo para meter aquí las Cartas del Tarot. Si hay algo que me relaja es jugar a la visión periférica con los Arcanos Mayores, a veces veo elementos de la lámina que aún no había descubierto, o les encuentro significados diferentes. Todos las prácticas que explico en este blog, son para preparar nuestra energía, nuestra aura, nuestro ánimo, etc buscando el equilibrio en todos los planos y desarrollando la sensibilidad y la intuición. El trabajo con el Tarot despierta muchísimo la sensibilidad de nuestro ser.

Necesitarás una silla si prefieres, y sino en el suelo y dos naipes, los que más te gusten. Cada uno se sujeta en cada mano a diez centímetros de la cara y a la altura de los ojos. Mantener la vista en ellas. Ir separando cada brazo hasta el límite de visión (a la altura de los hombros más o menos). Seguir la vista en ellas pero sin mover la cabeza / cuello lo más mínimo. Tampoco se pueden mover los ojos. Se trata de captar los detalles de cada una, primero con la atención sobre la que sujetas con la mano derecha, y luego sobre la de la izquierda pero sin mover los ojos ni la visión para nada.

Este ejercicio es fundamental para desarrollar la visión aural,entre otras cosas, pues incluso es fantástico para los deportistas por ejemplo. Ellos la tienen muy desarrollada porque están acostumbrados a ver venir el “peligro” del contrario, esos reflejos con el balón. Aquí se puede decir que existen dos tipos de visión, la central (cuando lees) o la perfiférica (cuando haces que lees pero estás pendiente de lo que pasa en tu entorno). El médico llama conciencia periférica a la que recibe los datos recibidos por la visión periférica sin tener enfocada la vista en ese punto en concreto. Se puede practicar en el autobús, mirando la nuca del de en frente pero atendiendo a todo lo que pasa a tu alrededor, en casa mismamente, mientras estás sentad@ en el sofá puede parecer que estás viendo la tele pero estás pendiente de las paredes de los lados…

¿Cómo es el Aura?

El aura es como un pequeño contorno fino y luminoso alrededor del cuerpo. Cuando tengas controlada la visión periférica, prueba con tu carta de Tarot favorita, y trabaja con ella, también tiene su propio aura. La colocas a la altura de tus ojos a una distancia de un metro más o menos, apoyada en un atril o alguna herramienta que tengas en casa y la observas durante unos minutos con el foco de visión en el centro. Sin darte cuenta, verás un sutil contorno que se esfuma por segundos.

Otra manera de ver el aura es contigo mismo, para ello es mejor sentirla, así a la hora de verla tendrás más claro que es una realidad. Prueba con tus manos, separándolas a 30 centímentros una de la otra, lleva la atención a ellas cinco minutos con una relajación previa hecha por supuesto. Después acércalas hasta una distancia de 20 cm, espera cinco minutos más. Poco a poco vete acercándolas, e intenta sentir en la yema de tus dedos al moverlos suavemente, acercando y alejando, como una corriente de aire o una ligera presión. Estás palpando tu propia energía, tu propio aura.

Lo siguiente es la técnica del espejo. Elige tu postura cómoda sentada y toma un espejo de casa que sea lo suficientemente grande como para cubrir tu cabeza y tu tronco. Sitúalo a metro y medio de ti, con un fondo/pared detrás claro, blanco sería lo ideal. La luz que sea tenue, con una luminosidad equitativa en toda la habitación, pero más bien media/baja. Intenta quedarte allí unos quince minutos con el foco visual en tu rostro y utiliza de nuevo la visión periférica. Si hoy no alcanzas a ver nada a tu alrededor, sobre todo de hombros, hacia arriba, no pasa nada, lo intentas otro día.

Estos son algunos ejemplos, si tenéis curiosidad sobre este tema y queréis avanzar más hay cantidad de textos, ensayos, experiencias personales y libros en formatos ligeros que se pueden descargar de forma gratuita online y hablan sobre el aura y muchísimo más. De momento, yo me quedo aquí, pues lo que quería transmitir era la idea, el concepto en general.

Ilustraciones: “El Sol”+ “El Ermitaño”  Tarot Visconti-Sforza, 1450. Lo Scarabeo

 

Elige tu tirada aquí

Visualización con Los Arcanos

Elige tu tirada aquí

Siempre me ha gustado disfrutar de los Arcanos a tamaño real e intentar comprender sus mensajes (en realidad es nuestra propia voz interior) de una forma más sutil e interna, por ello en este blog, en el Menú Arcanos Mayores, intento redactar una simple guía para animar a los que tengan interés, a que vivan este tipo de experiencias. Me llevo encontrando desde hace mucho, incluso en mis libros de estudio, que a este tipo de prácticas las llaman “Meditación con los Arcanos”, quiero aclarar mi punto de vista respecto a ésto. Éstos ejercicios tratan de mantener la atención de la mente, entrenándola mientras se dirige de forma consciente. Existen unas pautas guiadas y mediante la concentración, se desarrollan varias cosas; la imaginación, la atención y el reconocimiento de tus propios mensajes.  Pero no es lo mismo; la visualización es un medio para la meditación, al igual que una práctica de relajación no es una práctica de meditación. Aunque todas son compatibles, no son lo mismo.

Para mí, la palabra “Meditación”, es algo diferente, es decir, existen infinidad de técnicas que se llevan enseñando en diferentes escuelas espirituales desde la antigüedad (asociadas con la religión, por norma general), que ayudan a entrar en un estado meditativo. El propósito de estas técnicas son infinitas. La Visualización con los Arcanos Mayores es un ejercicio de concentración donde vamos desvelando nuestras emociones y sentimientos como si fuésemos sacando capas a una cebolla, y eso es lo que ayuda a conocernos mejor, a evolucionar, y a hacer prácticas meditativas verdaderamente eficientes, pues nos libera de tensiones acumuladas y prejuicios. Con la visualización podemos borrar viejas impregnaciones o heridas del subconsciente y dejar el terreno más sano, más despejado. Sin duda es una herramienta  muy beneficiosa. No puedo evitar hacer esta aclaración en mi página para compartirla. Espero que os guste tanto como a mí trabajar con las imágenes del Tarot.

Anandani

Ilustraciones: “La Rueda de La Fortuna” Tarot Art Nouveau, Antonella Castelli, 1998. Lo Scarabeo.

Elige tu tirada aquí

Postura de Loto

Elige tu tirada aquí

En todas las visualizaciones con los Arcanos Mayores del Tarot que he expuesto en este blog, indico que es recomendable adoptar una postura sentada, puede ser en una silla o en el suelo. En el caso de sentarse en el suelo, siempre hablo de la postura de loto o padmasana (en sánscrito). Es una postura muy conocida, pero por si acaso, explico aquí cómo hacerla correctamente. Ante todo ropa cómoda y temperatura ambiente confortable. 

Primero, sentados en el suelo con las piernas estiradas, flexionaremos la pierna izquierda y posaremos el pie izquierdo sobre el muslo derecho. Es bueno inclinarse un poco hacia atrás para posar ahora el pie derecho sobre el muslo izquierdo, así la pierna será un poco más flexible. Los talones estarán a ambos lados del ombligo y las rodillas estarán alineadas apoyadas en el suelo. Se trata de conseguir que la espalda esté recta de una forma natural, se aconseja el uso de un cojín sobre el que sentarse para elevar. Si se nota cierta incomodidad en los tobillos o rodillas o cualquier mínima tensión, abandonar el intento para evitar posibles lesiones.

Una alternativa fácil e igual de efectiva para nuestro cometido, es cruzar los tobillos y dejarlos en el suelo sin necesidad de que las rodillas lo toquen, es la postura fácil o sukhasana (en sánscrito). La espalda se mantendrá erguida como si quisiese crecer hasta el cielo, no arquear la zona lumbar haciendo una ligera presión consciente en la zona pélvica para evitar curvaturas indeseadas. Después de unas rotaciones lentas de los hombros con movimientos hacia delante y hacia atrás,  relajaremos los brazos colocando nuestras manos sobre las rodillas hacia arriba o hacia abajo, o con un mudra conocido para la práctica (en sánscrito indica la posición de las manos y de los dedos de una estatua como hacen las divinidades de las religiones hinduístas y budistas; un ejemplo es tocar el dedo índice y pulgar de cada mano, y mantener el cierre hacia arriba o hacia abajo con las muñecas relajadas). La cabeza siempre deberá estar recta con la nuca estirada, sin arrugarla, y la barbilla inclinada ligeramente hacia el pecho para que la columna esté lo más vertical posible. Utilizar un cojín sobre que sentarse es de gran ayuda, pues las caderas deben estar a la altura de las rodillas, y no éstas más elevadas porque provoca molestias y cargas indeseadas.

La simetría perfecta de nuestro cuerpo ayuda a que la energía fluya mejor, favorece la concentración y la fijación de la atención en la respiración, la visualización o cualquier órgano, zona o centro energético del cuerpo.  Para salir de la postura hacerlo lentamente, sin prisa y ayudando con las manos si es necesario para retirar el posicionamiento de los pies y las rodillas. Hacer unos movimientos suaves con las articulaciones y levantarse siempre de lado y despacio.

Elige tu tirada aquí

Ritualizar las Cartas

Elige tu tirada aquí

ritualizar

Existe una infinidad de barajas de Tarot donde elegir la que más nos guste. Cada una de ellas tiene su propia historia y diseño, y han evolucionado a lo largo del tiempo de forma única. Una baraja de Tarot se compone generalmente de 78 cartas; 22 Arcanos mayores por un lado, y 56 Arcanos menores divididas en cuatro palos: bastos, espadas, oros y copas. A pesar de que existe una gran diferencia simbólica e ilustrativa entre los arcanos de una baraja a los de otra, la esencia de lo que dice cada naipe es la misma.

Con lo cual, podemos empezar por aquella baraja que más nos atraiga visualmente y que más nos estimule la imaginación. Después, se puede trabajar con todas las barajas que uno quiera y conocer las representaciones de distintos autores. Hay personas que trabajan con distintas barajas y cada una de ellas la utiliza para un fin concreto o prefieren trabajar exclusivamente con la misma.

Creo que este tema es algo muy personal y cada uno actúa según su comodidad. Lo que sí es muy importante es que utilicemos nuestra propia baraja y no la que pertenezca a otra persona para que no nos llegue con vibraciones psíquicas grabadas. Sí es posible que alguien nos la regale.

El Tarot de Marsella es una muy común elección entre los principiantes y también el de Rider-Waite. El ocultista Arthur Edward Waite, fue miembro de la Orden hermética del Amanecer Dorado, se juntó con una artista llamada Pamela Colman Smith a principios del siglo XX y diseñaron una baraja en la que por primera vez los arcanos menores estaban escenificados. En mi caso, me facilita mucho las lecturas y tengo cada una de esas escenas grabadas en mi subconsciente.

El uso del Tarot está al alcance de todos, pero creo que solamente hay que recurrir a él cuando verdaderamente lo creamos necesario. No responde a preguntas insignificantes y superfluas.

Una vez que tengamos nuestra baraja, buscaremos un entorno aireado previamente, tranquilo, cómodo y con una luz adecuada. Ante todo, mostraremos siempre una actitud de respeto hacia los Arcanos. En una mesa, que es lo más práctico, podemos empezar a descubrirlas, examinarlas, observar sus personajes, sus colores, sus formas, paisajes… Siempre se colocan boca a bajo y a medida que se van cogiendo, se van descubriendo de una en una. Tras nuestro primer contacto con ellas, procederemos a “Ritualizar las cartas”.

Nos haremos con un paño limpio de algodón/lino o seda (si es nuevo, mejor) y sobre el mismo, las volveremos a colocar una encima de la otra según su orden numérico: primero los 22 Arcanos mayores. El Loco ( la única carta no numerada) será el único que podremos colocar al principio o al final de los arcanos mayores, y las dejamos apoyadas en la mesa recogidas boca abajo a unos 20 cm de distancia de nosotros.

Haremos la técnica de meditación que más nos apetezca durante 10 minutos, observaremos los pensamientos innecesarios y los dejaremos ir, así lograremos una mente y respiración relajadas. Hay infinidad de rituales previos para las limpiezas de cartas pero yo soy de las que optan por los más sencillos. Podemos recurrir a los cristales ( cornalina, lapislázuli, cuarzo, ágata…) o algún objeto similar que nos guste y que sea nuestro ( mandalas, rosarios, japa-malas, corales…) y lo ponemos alrededor o al lado de nuestra baraja. Una vela blanca del tamaño que queramos, una barrita de incicenso, flores frescas, cuencos de sal… Para mí lo más importante es la vela y el incienso; la vela porque da un ambiente estupendo y el incienso porque así es como limpio mis cartas. Las paseo por su aroma (sándalo es mi favorito) y siento que el humo que desprende las purifica.

Las tendremos en nuestras manos el ratito que creamos necesario, podemos volver a verlas, y las guardaremos envueltas en una tela de seda oscura preferiblemente, y si no gusta esa opción, puede ser de otro color que despierte algo especial pero siempre de un tejido natural y dentro de una cajita de madera que se adapte a su tamaño. Nunca se deben dejar las cartas esparcidas de cualquier forma, sino colocadas en el orden correcto.

Dejaremos la cajita con nuestra baraja cerca de nosotros cuando dormimos, en un lugar personal para cargarlas poco a poco de nuestras vibraciones. La mesilla de noche es una buena idea. Podemos realizar nuestro ritual todas las veces que queramos, pero al principio es bueno hacerlo durante 21 días. También es primordial hacerlo antes de una tirada de cartas para entrar en conexión con nuestro más profundo ser y lograr un estado de relajación y apertura apropiados.

Estos preámbulos son básicamente una herramienta para conectar con el momento presente y con lo que estamos haciendo, por ello les doy un gran valor y escribo sobre ello. A final, cada uno encuentra su método.

Elige tu tirada aquí