El Juicio

Elige tu tirada aquí

El Arcano número XX El Juicio, está un paso antes de el encuentro con El Mundo. Para alcanzar éste, es necesario escuchar la llamada de la trompeta del Juicio, y no solamente para entender, sino para comprender, sentir y reconocer que debemos desprendernos de nuestra personalidad atada al mundo de los fenómenos y reconocer nuestra alma como parte de la conciencia cósmica.

Al trabajar con este Arcano, se empieza por reconocer todo lo que hemos hecho en la vida que estamos cumpliendo ahora. Debemos dejar atrás el pasado de la vida ordinaria, con sus errores y fracasos, también con sus logros y éxitos y perdonar todos nuestros actos en nuestra vida terrenal. Es cierto que estamos ante “El Juicio Final” donde se decide qué va a ser de nosotros después de la  Muerte corpórea, donde se nos juzga y se nos dicta sentencia, todo lo que hayamos aprendido ahora no deberemos aprenderlo en la nueva reencarnación.

Pero sin necesidad de irnos más allá, para seguir evolucionando en la actualidad, lo mejor que podemos hacer es seguir después de haber limpiado nuestro espíritu. Haciendo la gran reflexión, para seguir avanzando, es necesario darnos un toque de vez en cuando  y replantearnos nuestros objetivos, deseos y ambiciones, así nuestra creatividad y espiritualidad emergerán. El Juicio es la preparación para la curación, física, anímica, mental y espiritual. Es el encuentro con nuestra alma. Es la sanación total, la entrada al Universo habiendo pasado por la limpieza exigida para el disfrute y gozo de lo siguiente, la preparación para lo que vendrá. La Revelación. Al comprender que nuestra existencia es parte de “La Existencia” el amor es más puro, la entrega es más perfecta y limpia, y el resultado será el acceso a la plena lucidez.

Este Arcano tiene una estrecha relación con el Karma, pues habla de la Reencarnación (Muerte-Renacimiento). Aquí, las almas ascienden al “cielo” donde esperarán el momento preciso para su nueva encarnación. Cada Alma elegirá qué nuevas experiencias vitales necesita experimentar y así perfeccionar su evolución. Seleccionará los padres, la familia, el entorno, etc. Pues no todas las almas tienen las mismas oportunidades, depende de dónde nazca, cómo, con quién se desarrolle y se encuentre en la vida… Por ello, para las religiones, culturas, sociedades, etc, que creen en este fenómeno, es  muy importante pasar por infinitas realidades físicas, para que no quede nada sin aprender en este plano, y todas ellas puedan adquirir la sabiduría. 

Cuando aparece esta carta a veces es bien recibida y a veces no tanto. Es decir, como viene a decir que hay que adquirir cierta madurez para desenterrar algo a lo que hay que enfrentarse, es posible que ese “algo” no nos haga gracia tener que revivirlo. Como carta del día, lo mismo nos viene a decir, por ejemplo, que ese rencor hacia esa persona que llevamos acumulando, a pesar del tiempo que ha transcurrido desde aquello, meses o incluso años, nos provocó tanto dolor, que se está repitiendo y lo tenemos  en el fondo de nuestro corazón. Debemos perdonar a los demás y perdonarnos a nosotros mismos para sanarnos y liberarnos de ese recuerdo ingrato de dicha experiencia. El propósito es alcanzar el despertar de una filosofía de vida, la fe en la supervivencia después de un proceso doloroso. Hay que olvidarse de lo mal que hicimos eso o lo mal que nos comportamos respecto a lo otro. Reconocer momentos duros no es agradable para nadie, pero no está de más trabajar con ello siempre y cuando nos sintamos preparados y nos veamos capaces de salir con una actitud más ligera y serena, pues de lo contrario no estaremos evolucionando, sino todo lo contrario. 

El Sonido del Universo: El Planeta vibra, toda la materia se encuentra en un estado de vibración, está en movimiento aunque no seamos capaces de percibirlo.  Nuestra energía vibra acorde a la energía del Planeta, cuando ésta cambia por alteraciones, en las estaciones por ejemplo, nuestra energía también lo hace. Nuestro estado de salud influye en nuestra vibración, y cuanto más alto vibremos, más conectaremos con la energía acorde a la nuestra y ampliaremos nuestro nivel de conciencia. Si nuestra frecuencia es baja a causa de nuestros pensamientos negativos, nuestro estado de salud enfermo o nuestra baja autoestima, atraerá personalidades y energías de baja frecuencia también. Todo está relacionado, incluso cada nota musical con un color, con un chakra, con cada fenómeno natural ( agua- mares- verde turquesa- nota musical Fa). Según las antiguas doctrinas, el principio de la creación tiene un sonido, tiene una vibración “AUM”, es el Verbo y la Santísima Trinidad.

Ahora sabiendo un poco que todo lo que existe tiene un sonido y una vibración, vamos a trabajar con este arcano la sílaba (biya en sánscrito) más importante; El tan conocido y eficaz sonido OM. 

La Trompeta que sostiene el Arcángel Gabriel de la imagen del Juicio emite este sonido. Simboliza la expresión de la manifestación del cielo, de la Divinidad. Este instrumento es la palabra, el origen, la voz, el Verbo. Si queremos conectar con la “verdad”, con la energía Universal, debemos sintonizar son su palabra, son su sonido y su vibración. Por todo ésto he querido hacer la muy breve resumida aclaración anterior que a mi me fue de mucha utilidad para conectar con esta carta, a veces tan complicada de interpretar, sobre todo por toda la simbología mística y significativa que tiene. 

Elige tu naipe y siéntate en posición de loto o en una silla con los pies bien apoyados en el suelo, espalda recta y cómoda. Realiza unos ejercicios rotativos suaves con tus hombros, hacia delante y hacia atrás, para que se apoyen de forma floja y relajada tus manos en tus muslos. Introduce ligeramente la barbilla hacia el pecho, para que tu coronilla se estire hacia el techo y te mantenga erguido sin hacer ningún esfuerzo. Realiza una serie de respiraciones abdominales y conéctate con La Tierra. Abre los ojos y observa el Arcano del Juicio. Bien, una vez estudiado el ambiente y los personajes, cierras los ojos y te introduces en la tierra, donde la oscuridad no te deja ver nada, sólo sientes la vibración del planeta en todo tu cuerpo. Sigue respirando ahí.

De repente escuchas un sonido grave, como salido de un cuerno que llama a tu conciencia, te despierta y te hace salir de la Tierra, te hace renacer. Al salir, verás que no eres el único/a, hay más gente que se encuentra en tu situación como ser humano que eres. Evalúa tu vida como todos los demás, recapacita, perdónate a ti mismo, perdona a los demás, a algunos los conoces y te han hecho daño, perdónales también. ¿Qué quieres hacer? ¿ Te apetece llevar a cabo los proyectos que te has dejado? Los harás pero de otra manera, desde una perspectiva más fiel a ti mismo, desde la felicidad y ayudando y dejándote ayudar. Lo harás desde la experiencia cósmica. Quédate allí mira hacia el Ángel y su trompeta, escucha su OM y repítelo suavemente en voz baja, como te salga. Localiza la base de tu columna vertebral, invádela con el Om, sigue respirando, lleva la atención al ombligo y envíale la vibración del OM de nuevo, luego a la zona del vientre, después séllalo también en tu pecho, en tu garganta y para finalizar el recorrido en tu frente, y en tu coronilla. Estás en sintonía con la palabra divina y has recibido su bendición. 

Quédate unos instantes con la sensación, agradece al Arcángel que te haya despertado y poco a poco sal de esta escena. Antes de abrir los ojos es recomendable realizar tres respiraciones completas lentas y con plena atención para abrirlos y salir poco a poco de la postura. 

Para completar este texto, el mensaje/consejo de este naipe es al fin y al cabo, poner más entusiasmo en nuestro cometido y recurrir a nuestra “inspiración divina” cuanto antes para atarlo con éxito. Replanteamientos. Vocación que despierta.

Ilustraciones: Tarot del Renacimiento, Giorgio Trevisan, 1995. Lo Scarabeo

Tarot de Thot, Etteilla, 1970. Lo Scarabeo

 

Elige tu tirada aquí

Deja un comentario