Equilibrio de Chakras

Elige tu tirada aquí

Ejercicio diario de conciencia de chakras

Este es un ejercicio para que la energía fluya a través de nuestros chakras de forma natural y sin bloqueos, tomando conciencia de que están ahí. No quiero que se confunda con un ejercicio para el despertar la energía Kundalini, tema amplísimo, ancestral y muy interesante. Desde la antiguedad, el despertar de esa energía ha sido la meta del hombre; de hecho, se tienen que dar muchos factores para que ésta se mueva: sobre todo, mucha práctica y trabajo a partir de una base correcta; lo primordial es analizar desde dónde se hace, es decir, con qué intención; debe ser desde una actitud de renuncia. Desear un bello y joven cuerpo físico, una mente lúcida y clarividente, o directamente poderes paranormales interfieren y obstaculizan el verdadero propósito. Los esfuerzos empleados en la meditación y métodos específicos para esta “activación de la energía” mencionada, sin la condición de desapego, están predestinados al fracaso.

Pretender despertar La Kundalini, que está enroscada y dormida en nuestro primer chakra (cóccix) sin una preparación para el alma (compasiva) y el cuerpo físico (que haga como vehículo limpio) es una pérdida de tiempo. Se necesitan muchas vidas para llevar esta energía de manera controlada al séptimo chakra (corona) y expandirla alcanzando así, el estado de “iluminación”. Aquel que lo consigue por las vías “correctas”, absteniéndose de recursos materiales externos como sustancias químicas, por ejemplo, seguramente viene con una práctica y aprendizaje acumulados en su alma durante experiencias previas vitales.

El que se disponga a hacer este ejercicio matutino, deberá estar libre de toda expectativa, y lo tomará como una práctica de visualización del color y del lugar correspondiente a cada uno de los siete chakras principales en nuestro cuerpo astral. Se da por hecho, que el practicante tiene unas nociones básicas sobre el tema y acepta la existencia de estas ruedas de energía que influyen en todos nuestros cuerpos y por lo tanto, en todo el organismo.

Llevar la atención a una zona específica del cuerpo, ayuda a sentir ese lugar en concreto sin tener que esperar a que “nos duela” para saber que está ahí. En la mañana, acudiremos al espacio en el que realizamos nuestras prácticas meditativas, y sino, un lugar tranquilo. Siempre en postura cómoda, llegado a un estado de calma mental, vas a conectar con la energía de tus chakras, es decir, con tu energía.

  1. El primer chakra está en el perineo, es rojo y su nombre es Muladhara. Éste te conecta con La Tierra y va hacia abajo. Es el chakra raíz. Pon toda tu atención en esa zona que está entre el ano y el comienzo del aparato reproductor y siente allí una espiral roja que avanza hacia el suelo, arraigándose y viceversa, uniéndote con el planeta. Imagina como la espiral se mueve lentamente al ritmo de tu respiración, asciende y desciende, y quédate allí un minuto.

  2. El segundo chakra está en la zona lumbar baja, en el sacro, es naranja y su nombre es Svadishthana. Ahora la espiral se formará a partir de su esfera naranja, hacia delante. Dibujaremos mentalmente otra espiral en la salida, hacia atrás. Una vez alcanzadas las dos imágenes mentales, las uniremos en movimiento suave y  empezaremos a sentir como una única espiral que danza al ritmo de la respiración, percibiendo como la energía naranja entra y sale atravesando esa zona baja vientre/ espalda lumbar. Quédate allí otro minuto.

  3. El tercer chakra está en la boca del estómago, es amarillo y su nombre es Manipura. La espiral parte de ahí y también lo atraviesa. Pon la atención en el lugar, siente la luz amarilla radiante y experimenta con la espiral entrando y saliendo en un movimiento armonioso en el plexo solar, como en los dos chakras anteriores. Permanece un minuto.

  4. El Cuarto chakra está en el pecho, es verde y su nombre es Anahata. Siente a la altura del corazón como un rayo verde lo invade y nacen ahora dos espirales verdes, una hacia delante de ti y otra por detrás de tu espalda, hasta convertirse en una donde fluye todo el amor. Percíbelo a la altura de tu corazón y disfruta de la entrada y salida de la luz de color al compás de tu respiración. Plena atención durante un minuto.

  5. EL Quinto chakra está en la garganta, es azul cielo/algo turquesa, y su nombre es Vishuddha. Vuelve a construir las espirales del color correspondiente entrando y saliendo por la garganta, sintiendo un ligero cosquilleo, abriéndote las cuerdas vocales y notando una sensación de apertura y alivio en la zona. 

  6. El Sexto chakra está en el entrecejo, es azul índigo, como el océano en la noche, y su nombre es Ajna. Lleva el color esférico entre las cejas, un poco más arriba y siente un agujero del que sale una espiral de ese color hacia delante y otro hacia atrás de tu cabeza. Quédate un minuto con plena atención.

  7. El Séptimo chakra se posa sobre la coronilla, es morado violeta y su nombre es Sahasrara. Toda tu concentración se sienta sobre tu cabeza. De repente empieza a abrirse un remolino que origina una espiral lila y sube hacia el techo del habitáculo, traspasa el tejado, se une al cielo, a las estrellas y al cosmos en general. Después de disfrutar tu minuto ahí, vuelve a recordar tu espiral en el primer chakra, y dibuja un remolino más estrecho que desde el núcleo de La Tierra atraviesa todos tus chakras por la médula espinal, la columna vertebral y asciende a lo más alto. Quédate el tiempo necesario con esa sensación de integridad y armonía tres minutos y abandona la práctica, volviendo a tu estado natural, relajado y en perfecto equilibrio para afrontar el nuevo día que se presenta para ti.

Agradece esta experiencia y recuerda,  si tú estás san@ y vibras alto, impregnarás a los demás con tu brillo. Somos luz.

Otra práctica más que nos ayuda a fluir, y también, como preparatoria para nuestros trabajos con Tarot

Elige tu tirada aquí

Ejercitando Los Ojos

Elige tu tirada aquí

¿Sabías que existen ejercicios físicos con los ojos para mantener una vista sana y fuerte? ¿Y que la práctica regular de los mismos los prepara para desarrollar la visión aural?

Si aún no los conoces y quieres probar, este texto te puede interesar:

Para una práctica completa y beneficiosa, se requieren al menos diez minutos. Antes de empezar, se necesita construir un estado de paz y concentración.

1. Sentad@ en tu postura habitual de meditación espalda derecha cómodamente, realiza unas respiraciones profundas, lentas y aléjate de la mente dispersa. Lleva toda tu atención a cada paso. Si estás con la respiración la llevas a ella, después con los ejercicios del cuello, la enfocas en cada movimiento.

2. Relajar el cuello también es importante, solemos acumular mucha tensión esa zona. Primero muévelo hacia delante y hacia atrás, luego de izquierda a derecha bajando la oreja hacia su hombro correspondiente, y finalizas empezando desde delante con la barbilla en el pecho haciendo rotaciones hacia un lado y después empiezas por el otro dibujando algo parecido a un círculo. Con tres veces por cada lado es suficiente. Muchísima suavidad y lentitud, atención plena y si hay molestias o mareos, parar inmediatamente. Cuidado si hay problemas de cervicales, abstenerse de hacerlo.

3. Después aflojas los hombros girándolos hacia delante y hacia atrás, y también pones la atención en ese movimiento circular. Luego hacia arriba y hacia abajo, encogiendo y soltando. Cinco veces cada serie.

4. Acostumbrados a mover el cuello cada vez que algo se nos escapa de la vista, y a mantener la mirada fija en las lecturas o el ordenador, nos olvidamos de que los ojos necesitan moverse. El movimiento bien hecho, es salud, y el estiramiento de los musculos de los ojos también es salud para ellos. Sin mover para nada la cabeza, y con la mayor lentitud posible (cuanto más despacio mejor) se hace así:

  1. Mirar hacia arriba y hacia abajo cinco veces.

  2. Mirar al extremo derecho y de ahí, llevar la vida a la extremo izquierdo cinco veces.

  3. Como en una diagonal, mirar hacia arriba a la derecha hasta abajo a la izquierda y viceversa cinco veces en cada sentido.

  4. Llevar la mirada hacia arriba y dibujar un círculo empezando por la derecha, hacerlo cinco veces, y luego en el sentido contrario otras cinco veces.

  5. Estirar el dedo pulgar a la altura de los ojos, fijar la vista ahí, después a la pared o fondo de manera alterna cinco veces.

Para finalizar, darse calor en las palmas de las manos frotándolas y después se apoyan en forma de cuencos sobre los ojos para relajarlos.

Hasta aquí sería un ejercicio perfecto para los órganos de la vista (yoga para los ojos) muy recomendable para todo aquel que quiera hacer esta “gimnasia” de mantenimiento. Si esta rutina es acompañada de los que se explican más adelante, se dice que ayudan en conjunto a desarrollar la visión aural. Está claro que unos ojos sanos y fuertes harán que la otra fase se desarrolle más fácilmente.

¿Qué es el aura?

Todo lo que existe, está en contínuo movimiento (los animales, las plantas, los minerales…) Todo el Universo es justo una vibración; cada partícula, cada átomo, incluso cada pensamiento. El aura es una envoltura energética que parte de nuestro centro y nos rodea, y tiene varias capas. Es luminosa y vibracional e irradia cualquier cuerpo. Se extiende en todos los sentidos a una distancia corporal de unos 45 cm aprox.

Es energía alrededor de cualquier elemento vivo y cambia constantemente. Los objetos también tienen su propia aura aunque es fija y suele ser menos intensa (una maceta, un mueble, un cuadro…) La primera capa es la que el hombre empieza a percibir, ver y sentir, porque es la más ligada al cuerpo físico. La cámara Kirlian puede fotografiar el aura y sus diferentes capas, aunque no seamos capaces de verlas o sentirlas, existen y está comprobado. Para estudiar las siete capas al completo se necesita un trabajo muy intenso y de gran dedicación, pues no está al alcance de cualquiera. De hecho, pueden variar sus colores y la intensidad de los mismos, los lectores del aura pueden reconocer aspectos de la persona que ni ella misma conoce.

Este tema es muy amplio y fascinante, y existen numerosos libros dedicados a ello. Me limito en este apartado a lo que es la búsqueda de cómo prepararse física, emocional y mentalmente para desarrollar capacidades que todos tenemos dentro y que todos somos capaces de hacer. Simplemente que tenemos muchas facultades “desentrenadas”. Lo más importante es la paciencia, la perseverancia y la “ no espera de expectativas”, porque este tipo de habilidades van surgiendo, y cada persona es un mundo. Independientemente de la historia tradicional del aura, de los eternos debates trascendentales, de las experiencias ajenas y de los conocimientos científicos, la experiencia de uno mismo se lo merienda todo, no hace falta aprenderse todo lo que está escrito, para eso está, para consultarlo cuando nos sea necesario. Es mejor un gramo de práctica que toneladas de teoría (y eso lo ha dicho mucha gente bien preparada, hasta es una frase hecha para mi).

Una vez realizados los cuatro pasos anteriores durante seis días consecutivos, los unimos a los siguientes:

5. Ahora que ya se siente el cuerpo más suave, la mente debe acompañar, lo mejor es poner la atención en la zona del entrecejo y sentir que la respiración, sin controlarla ni forzarla, es decir, el proceso natural de la misma, se siente que el aire entra al inspirar por el entrecejo y sale cuando se expira. Poner la atención en ese punto de luz imaginario que tenemos entre las cejas, en la parte baja de la frente, durante cinco minutos.

6. Alcanzado este estado de plenitud y sosiego, tumbarse en el suelo boca arriba con una esterilla, mantita en el cuello y cabeza (para que no sea tan alto como un cojín) y otra para taparse, o sino, a la cama directamente. Piernas y pies separados en línea con los hombros y brazos separados del cuerpo, flojos y manos con las palmas hacia arriba, como la postura de cadáver (savasana).

  1. Primero, cerrar los ojos durante un par de minutos sin forzar.

  2. Abrir los ojos y llevarlos a la punta de la nariz, que se haga sin dolor y sin tensión, cuando esto ocurra, finaliza este paso. Lo mejor es aguantar un ratito, pero lo que se pueda.

  3. Volver a cerrar un par de minutos. Relajarse y sentir que el peso de la cabeza atraviesa la zona de apoyo (cama/suelo), el cuerpo queda muy flojo.

  4. Abrir de nuevo y llevar la mirada arriba del entrecejo, un poco más arriba de éste. Aguantar allí lo que se pueda sin tensión.

  5. Cerrar para descansar.

  6. Abrir y llevar la mirada al rabillo del ojo derecho, como si quisieras verte la oreja derecha sin mover la cabeza. Aguanta lo que puedas disfrutando del ejercicio.

  7. Descansar con los ojos cerrados dos minutos más y repetir lo mismo hacia el lado izquierdo.

  8. Cerrar los ojos, frotar las manos para conseguir calor y ponerlas sobre los párpados en forma de cuencos. Quedarse así cinco minutos y salir de la postura de lado, despacio. Una vez sentados, permanece allí unos minutos antes de levantarte de golpe.

Ilustraciones: “El Colgado” Tarot del Iniciado, Norbert Lösche, 1988. Lo Scarabeo

Trabajar la Visión Periférica:

Todo lo anterior, prepara para este paso. Perfecto trabajo para meter aquí las Cartas del Tarot. Si hay algo que me relaja es jugar a la visión periférica con los Arcanos Mayores, a veces veo elementos de la lámina que aún no había descubierto, o les encuentro significados diferentes. Todos las prácticas que explico en este blog, son para preparar nuestra energía, nuestra aura, nuestro ánimo, etc buscando el equilibrio en todos los planos y desarrollando la sensibilidad y la intuición. El trabajo con el Tarot despierta muchísimo la sensibilidad de nuestro ser.

Necesitarás una silla si prefieres, y sino en el suelo y dos naipes, los que más te gusten. Cada uno se sujeta en cada mano a diez centímetros de la cara y a la altura de los ojos. Mantener la vista en ellas. Ir separando cada brazo hasta el límite de visión (a la altura de los hombros más o menos). Seguir la vista en ellas pero sin mover la cabeza / cuello lo más mínimo. Tampoco se pueden mover los ojos. Se trata de captar los detalles de cada una, primero con la atención sobre la que sujetas con la mano derecha, y luego sobre la de la izquierda pero sin mover los ojos ni la visión para nada.

Este ejercicio es fundamental para desarrollar la visión aural,entre otras cosas, pues incluso es fantástico para los deportistas por ejemplo. Ellos la tienen muy desarrollada porque están acostumbrados a ver venir el “peligro” del contrario, esos reflejos con el balón. Aquí se puede decir que existen dos tipos de visión, la central (cuando lees) o la perfiférica (cuando haces que lees pero estás pendiente de lo que pasa en tu entorno). El médico llama conciencia periférica a la que recibe los datos recibidos por la visión periférica sin tener enfocada la vista en ese punto en concreto. Se puede practicar en el autobús, mirando la nuca del de en frente pero atendiendo a todo lo que pasa a tu alrededor, en casa mismamente, mientras estás sentad@ en el sofá puede parecer que estás viendo la tele pero estás pendiente de las paredes de los lados…

¿Cómo es el Aura?

El aura es como un pequeño contorno fino y luminoso alrededor del cuerpo. Cuando tengas controlada la visión periférica, prueba con tu carta de Tarot favorita, y trabaja con ella, también tiene su propio aura. La colocas a la altura de tus ojos a una distancia de un metro más o menos, apoyada en un atril o alguna herramienta que tengas en casa y la observas durante unos minutos con el foco de visión en el centro. Sin darte cuenta, verás un sutil contorno que se esfuma por segundos.

Otra manera de ver el aura es contigo mismo, para ello es mejor sentirla, así a la hora de verla tendrás más claro que es una realidad. Prueba con tus manos, separándolas a 30 centímentros una de la otra, lleva la atención a ellas cinco minutos con una relajación previa hecha por supuesto. Después acércalas hasta una distancia de 20 cm, espera cinco minutos más. Poco a poco vete acercándolas, e intenta sentir en la yema de tus dedos al moverlos suavemente, acercando y alejando, como una corriente de aire o una ligera presión. Estás palpando tu propia energía, tu propio aura.

Lo siguiente es la técnica del espejo. Elige tu postura cómoda sentada y toma un espejo de casa que sea lo suficientemente grande como para cubrir tu cabeza y tu tronco. Sitúalo a metro y medio de ti, con un fondo/pared detrás claro, blanco sería lo ideal. La luz que sea tenue, con una luminosidad equitativa en toda la habitación, pero más bien media/baja. Intenta quedarte allí unos quince minutos con el foco visual en tu rostro y utiliza de nuevo la visión periférica. Si hoy no alcanzas a ver nada a tu alrededor, sobre todo de hombros, hacia arriba, no pasa nada, lo intentas otro día.

Estos son algunos ejemplos, si tenéis curiosidad sobre este tema y queréis avanzar más hay cantidad de textos, ensayos, experiencias personales y libros en formatos ligeros que se pueden descargar de forma gratuita online y hablan sobre el aura y muchísimo más. De momento, yo me quedo aquí, pues lo que quería transmitir era la idea, el concepto en general.

Ilustraciones: “El Sol”+ “El Ermitaño”  Tarot Visconti-Sforza, 1450. Lo Scarabeo

 

Elige tu tirada aquí

Surya Namaskar

Elige tu tirada aquí

 

Surya significa Sol y Namaskar significa saludo en sánscrito. Namaskar se acompaña de un gesto con las manos, juntándolas y llevándolas al corazón, y cuando se realiza, se está ofreciendo la buena voluntad, la interacción amable y honesta desde el pecho hacia la persona que lo recibe, es un saludo consciente y sincero. Aquí voy a explicar ligeramente cómo realizar el “Saludo al Sol”, una serie de posturas de Yoga sencillas que preparan al cuerpo para una clase, o también para estirarlo y moverlo sin necesidad de enfrentarse a una “jornada” de asanas (posturas) después, ya que de por sí es el más completo y puede hacerse de manera independiente. Su origen está en las postraciones que se hacían al Sol cuando salía al amanecer. En la mitología hindú, el Dios Sol es símbolo de salud e inmortalidad. Practicar este ejercicio, junto a otro de respiración y relajación, ayudan a la preparación física, emocional, mental y espiritual para una sesión de cartas, cualquier mancia o actividad. Nos ayuda a sentirnos más livian@s, nuestra energía cambia y se alcanza un estado de calma muy ventajoso para nuestra salud. Regula la circulación de la sangre, masajea los órganos internos en cada movimiento, ayuda a alcanzar una columna fuerte y flexible, refuerza y regenera la musculatura.

Cualquier ejercicio físico explicado “a distancia” siempre se quedará muy escaso al lado de una explicación presencial por un docente experimentado en la materia. Con lo cual, hay que prestar atención a las dolencias físicas de cada persona (hernias, ciática, articulaciones, rodillas, presión arterial…). Si tienes dudas en si puedes llevar a cabo esta serie desde casa, abstente y prueba con un instructor. Nunca hay que forzar una postura, y menos sentir dolor. Cuidado con moverse de forma brusca o levantarse precipitadamente. Practicar con el estómago vacío, una hora como mínimo después de una comida ligera. En la imagen adjunta, he utilizado El Arcano del Sol de la baraja de Tarot de Crowley, la cual me inspira muchísimo. Alrededor, él muestra los doce signos zodiacales. Si os fijáis, aquí tenemos doce pasos colocados como las horas de un reloj. Cada movimiento ha de hacerse acorde a la respiración y de forma armoniosa sin interrupción. Cada círculo completado, es una serie. Se aconseja hacer mínimo cuatro series hasta ampliar a doce con la práctica. Como cada postura se complementa con la siguiente, en la primera se comienza con el pie izquierdo, y la segunda con el pie derecho. Parar entre una serie y otra si se siente fatiga o mareo. Mucha atención a la respiración, dice así:

  1. Sitúate en la parte delantera de la esterilla con los pies juntos y activos, bien apoyados.  Estira la espalda hacia arriba, abre el pecho y fíjate si el peso del cuerpo está bien repartido en cada pierna. (Para saber si estamos verdaderamente rectos, es bueno recurrir a una pared para captar la postura y ver cómo tocamos la espalda contra ella respetando las curvaturas naturales). Contrae el cuerpo, desde los pies hasta la nuca, aprieta los glúteos echando las caderas ligeramente hacia delante. Lleva las manos al corazón en actitud consciente y exhala.

  2. Inspirando levanta los brazos estirados con un suave movimiento hacia atrás, cuello, relajado.

  3. Expirando bajas el tronco y la columna llevando las manos al suelo a cada lado de los pies. Para conseguir que la espalda no sufra, es mejor flexionar un poco las rodillas para así plegar, hasta donde se llegue. No arquear la espalda.

  4. Inspirando se apoyan las manos en el suelo llevando el pie izquierdo atrás. Se apoya la rodilla en el suelo y el pecho sube. Mentón ligeramente levantado para que el cuello siga el camino de la columna y no fuerce. Como si estuvieses a punto de salir a una carrera.

  5. Retienes, los dos pies atrás, activos, metatarsos introducidos, rodillas no apoyadas en el suelo. Fuerza en las piernas y en los brazos, impulsar desde las manos apoyadas, con los dedos abiertos hacia arriba, las palmas no se ahuecan, impulsa la espalda y haz el plano inclinado. Que no suba la pelvis más que el pecho, cuidado con las caderas, actividad en brazos y piernas haciendo una línea recta. Mirar hacia el suelo entre ambas manos.

  6. Expiras bajando las rodillas, pecho y frente al suelo. La pelvis no queda en contacto con la esterilla.

  7. Cogiendo aire, subir a la cobra, activando las piernas, apretando las nalgas y juntando el dorso de los pies tocando el suelo para evitar problemas en la zona lumbar, alzas el pecho mirando hacia arriba con suavidad mientras respiras.

  8. Expulsando el aire, perro boca abajo, apoyando bien las manos estirando los brazos, hombros lejos de las orejas, cuello relajado, colgando y los pies activos tiran de los talones hacia atrás mientras apoyas los dedos, metatarsos introducidos. NO aflojar la postura, imaginar que os tiran de las caderas hacia arriba y hacia atrás.

  9. Coges aire, pie izquierdo delante, apoyando las manos y mirando hacia arriba, pecho estirado en postura de “salida”.

  10. Expulsando el aire, pliegas de nuevo flexionando las rodillas, espalda relajada y recta.

  11. Cogiendo aire, dejar las rodillas flexionadas, impulsar desde las piernas hacia arriba y subir la espalda recta estirando los brazos a la altura de las orejas, cuidado con la espalda.

  12. Expulsas el aire bajando los brazos, manos al corazón.

Afloja los brazos, suéltalos, separa un poco los pies a la altura de las caderas, percibe cómo te sientes, haz dos respiraciones completas y comienza de nuevo desde el paso uno, junta los pies, expulsa el aire con las manos al corazón… Sigue con el pie derecho atrás. Cada serie se va alternando, primero izquierdo, luego derecho, y así sucesivamente. Lo importante es unir la respiración con el movimiento y estar concentrados en la postura, llevar la atención a cada zona del cuerpo que se está trabajando. Si has acabado más atrás en la esterilla de cuando habías empezado, vuélvete a colocar al principio.

Hay quien prefiere hacer el ejercicio de “pranayama” (movimiento de la energía a través de la respiración) antes de Surya Namaskar, y así luego hacen meditación, los hay que disfrutan más haciendo la respiración después. Tú eliges cómo te sienta mejor. Aún así, después del Saludo al Sol es muy importante quedarse en posición de loto unos minutos para relajar el cuerpo o en postura de relax (savasana), tumbad@ en la esterilla con piernas y brazos ligeramente separados, flojos  y arropados con una mantita, para enfriar el cuerpo y relajarlo. Nunca salir disparados a hacer cosas después de un ejercicio de este tipo, levantarse siempre de lado y despacio, porque no servirá de nada y puede sentar irregular, desperdiciando sus múltiples beneficios.

 

 

 

Elige tu tirada aquí

Colorear Los Arcanos Menores

Elige tu tirada aquí

 

Los Arcanos Menores nos dan información detallada, precisa, certera y de muchísimo peso en las tiradas. Las imágenes están llenas de detalles, y podemos estar desempeñando el papel de cualquiera de sus personajes en un momento pasado, presente actual o futuro de nuestra vida. También son nuestro espejo, nuestro día a día. Por ello, he querido brindarles este espacio para colorearlos, pues ayudará mucho a dejar sus elementos y símbolos guardados en nuestra memoria. De nuevo, la Baraja Rider Waite será mi herramienta, pionera en dar vida a estas 56 cartas.

Aquí tenéis los Arcanos Menores

Los Ases descarga aquí en PDF

dosesbLos DosesLos Doses

Los Doses descarga aquí en PDF

tresesb

Los Treses descarga aquí en PDF

Los Cuatros descarga aquí PDF

cincosb

Los Cincos descarga aquí en PDF

seisesb

Los Seises descarga aquí en PDF

 

sietesb

Los Sietes descarga aquí en PDF

Los Ochos descarga aquí en PDF

Los Ochos descarga aquí en PDF

nuevesb

Los Nueves descarga aquí en PDF

diecesb

Los Dieces descarga aquí en PDF

sotasb

Las Sotas descarga aquí en PDF

caballosb

Los Caballos descarga aquí en PDF

reinasb

Las Reinas descarga aquí en PDF

reyesb

Los Reyes descarga aquí en PDF

Ilustraciones: Tarot Arthur E. Waite, 1910. Lo Scarabeo

asesb

Elige tu tirada aquí

Postura de Loto

Elige tu tirada aquí

En todas las visualizaciones con los Arcanos Mayores del Tarot que he expuesto en este blog, indico que es recomendable adoptar una postura sentada, puede ser en una silla o en el suelo. En el caso de sentarse en el suelo, siempre hablo de la postura de loto o padmasana (en sánscrito). Es una postura muy conocida, pero por si acaso, explico aquí cómo hacerla correctamente. Ante todo ropa cómoda y temperatura ambiente confortable. 

Primero, sentados en el suelo con las piernas estiradas, flexionaremos la pierna izquierda y posaremos el pie izquierdo sobre el muslo derecho. Es bueno inclinarse un poco hacia atrás para posar ahora el pie derecho sobre el muslo izquierdo, así la pierna será un poco más flexible. Los talones estarán a ambos lados del ombligo y las rodillas estarán alineadas apoyadas en el suelo. Se trata de conseguir que la espalda esté recta de una forma natural, se aconseja el uso de un cojín sobre el que sentarse para elevar. Si se nota cierta incomodidad en los tobillos o rodillas o cualquier mínima tensión, abandonar el intento para evitar posibles lesiones.

Una alternativa fácil e igual de efectiva para nuestro cometido, es cruzar los tobillos y dejarlos en el suelo sin necesidad de que las rodillas lo toquen, es la postura fácil o sukhasana (en sánscrito). La espalda se mantendrá erguida como si quisiese crecer hasta el cielo, no arquear la zona lumbar haciendo una ligera presión consciente en la zona pélvica para evitar curvaturas indeseadas. Después de unas rotaciones lentas de los hombros con movimientos hacia delante y hacia atrás,  relajaremos los brazos colocando nuestras manos sobre las rodillas hacia arriba o hacia abajo, o con un mudra conocido para la práctica (en sánscrito indica la posición de las manos y de los dedos de una estatua como hacen las divinidades de las religiones hinduístas y budistas; un ejemplo es tocar el dedo índice y pulgar de cada mano, y mantener el cierre hacia arriba o hacia abajo con las muñecas relajadas). La cabeza siempre deberá estar recta con la nuca estirada, sin arrugarla, y la barbilla inclinada ligeramente hacia el pecho para que la columna esté lo más vertical posible. Utilizar un cojín sobre que sentarse es de gran ayuda, pues las caderas deben estar a la altura de las rodillas, y no éstas más elevadas porque provoca molestias y cargas indeseadas.

La simetría perfecta de nuestro cuerpo ayuda a que la energía fluya mejor, favorece la concentración y la fijación de la atención en la respiración, la visualización o cualquier órgano, zona o centro energético del cuerpo.  Para salir de la postura hacerlo lentamente, sin prisa y ayudando con las manos si es necesario para retirar el posicionamiento de los pies y las rodillas. Hacer unos movimientos suaves con las articulaciones y levantarse siempre de lado y despacio.

Elige tu tirada aquí

Colorear Los Arcanos Mayores

Elige tu tirada aquí

 

Sencillamente me he encontrado con la necesidad de incorporar un cuaderno para colorear Los Arcanos en este blog. Siempre me ha sido de gran utilidad tomarme un rato de relajación poniéndole colorido a las cartas. Además de interiorizar los elementos y los colores, la persona que se adentra en esta experiencia, alcanza un estado de concentración donde el tiempo y los sonidos pasan a un segundo plano. Aconsejo a todos aquellos conocedores o no del Tarot, a los curiosos y a los interesados, hacer esta práctica cuando en realidad lo sientan, pues una vez cubiertas estas imágenes, incluso se puede sentir que cobran vida en nuestro interior. Son los arquetipos.

El Tarot Rider Waite es el que he utilizado para este ejercicio, es el mazo que más empleo en las tiradas, el más accesible y conocido por todos, lo que hace más constructivo este trabajo. He expuesto la imagen en color para que el no tener una baraja sea un obstáculo. También hace de guía para rellenar la nuestra, pero si uno siente las ganas de desarrollar diferentes tonos tiene toda la libertad, y si se le da bien dibujar y prefiere crear las suyas propias  ¡ perfecto!  pero para aquellos que no somos tan finos nos conformamos con lo primero. 

Aquí tenéis Los Arcanos Mayores

locomago2b

El Loco y El Mago descarga aquí PDF

La Sacerdotisa y La Emperatriz

La Sacerdotisa y La Emperatriz descarga aquí PDF

El Emperador y El Sacerdote

El Emperador y El Sacerdote descarga aquí PDF

enamoradoscarrob

Los Enamorados y El Carro descarga aquí PDF

La Fuerza y El Ermitaño

La Fuerza y El Ermitaño descarga aquí PDF

La Rueda de la Fortuna y La Justicia

La Rueda de la Fortuna y La Justicia descarga PDF

El Colgado y La Muerte

El Colgado y La Muerte descarga aquí PDF

La Templanza y El Diablo

La Templanza y El Diablo descarga aquí PDF

torreestrellab

La Torre y La Estrella descarga aquí PDF

lunasolb

La Luna y El Sol descarga aquí PDF

juiciomundob

El Juicio y El Mundo descarga aquí PDF

 

Ilustraciones: Tarot Arthur E. Waite, 1910. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

Los Enamorados

Elige tu tirada aquí

La Flecha de Cupido es el deseo. No se habla en este caso del deseo relacionado con las pasiones mundanas, sino con el amor que lleva a la elevación espiritual que está dentro de cada uno de nosotros. La Flecha, es la energía capaz de movilizar el Universo y el corazón de los hombres.

Cada día, desde que nos levantamos por la mañana empezamos a pensar en distribuir nuestras tareas, entramos en el automático y nos vamos dejando llevar por los acontecimientos. Sin darnos cuenta, estamos priorizando a cada rato, cada cosa que vamos a hacer. Estamos continuamente eligiendo, entre una cosa y la otra. Qué vamos a hacer primero, y qué vamos a hacer después de lo otro. Evidentemente no nos paramos mucho tiempo en pensar en cómo nos vamos a organizar con cosas sencillas, pero hay veces que debemos tomar un camino ,de dos opciones, que está por encima, y que condiciona en gran parte a las demás acciones que se mueven en nuestra vida. Elegir un lugar donde vivir, elegir un trabajo, una persona con la que compartir nuestros días, una carrera, etc

El Arcano de Los Enamorados es la Encrucijada, es la respuesta a la pregunta ¿Con qué me quedo? Es la elección más elevada . Se puede interpretar como el adolescente rozando la madurez que se va de casa dejando su vida con su madre para entregarse a una mujer.

Es la representación de Adán y Eva en el jardín del Edén. En el Tarot Rider quedan ilustrados como dos inocentes desnudos bajo la iluminación del Arcangel Rafael (podéis observarlo en más de una de las tiradas gratuitas expuestas). Detrás de Eva está el árbol del Bien y el Mal con su serpiente enroscada y detrás de Adán el Árbol de la Vida. Ellos pueden elegir libremente, lo que se explicaría como “obediencia y desobediencia” de la Ley Superior.

Esta carta representa el diálogo entre el consciente y el subconsciente. “ Se comunica, enseña” Se le vincula con el perfil de las personas que trabajan y se expresan con su voz, con la escritura, y  que son comunicativas. Saben hablar idiomas y son espontáneas y activas.

Una vez mencionados estos pequeños e interesantes detalles puedes practicar la meditación con este Arcano cuando veas que tienes que tomar una decisión o cuando necesites decirle a una persona amada todo lo que sientes, y poder entablar un diálogo con ella . Si esa persona no quiere relacionarse contigo no fuerces, podrías quedarte con una sensación triste y desagradable. Es un buen ejercicio para trabajar la comunicación e interiorizar dicha habilidad para que así en este plano seas capaz de hacerlo con más facilidad.

Ya conoces la imagen, mírala unos segundos más y entra en un estado de relajación y comodidad. Recurre a la respiración y la postura de loto, o similar, para conseguir un estado de relax más profundo. Imagínate en tamaño real en el jardín, en esa sala iluminada. Llama a la persona con la que te quieras comunicar, observa al fondo entre la luz del Sol a ver si viene. Si aparece, acércate, dile todo lo que le quieres, lo que le amas, todas las palabras que no le dices y que siempre piensas. Acaricia su cara, acércate más y confiésale tus miedos y temores, lo que te salga.

Compenétrate con él/ella desde tu corazón. Dale las gracias por acudir a tu llamada y escucha lo que te tenga que decir, recuerda que esta visualización es para dialogar, no para discutir. Si te hace algún gesto, su ropa, su aspecto, quédate con ello, observa bien. Siente como tu pecho se relaja y tu garganta se libera, has dicho todo lo que necesitabas. Abrázale y llenaros de luz. Sonríe, tu alma está ahora en paz. Abre los ojos y respira de manera amplia, con la parte alta de tu pecho. Ensancha tus pulmones y suelta por la boca desahogándote con el sonido “ahhh”. Anota tu experiencia. 

Como carta del día quiere decirnos que nos decidamos con el corazón y nos unamos a una persona o proyecto.

Ilustraciones: Tarot Cristal, Elisabetta Trevisan, 1995. Lo Scarabeo

Tarot Marsella

Elige tu tirada aquí

Respiración Abdominal

Elige tu tirada aquí

La respiración abdominal es una respiración sencilla y sobre todo, muy útil. Es bueno recurrir a ella cuando nos encontramos en un estado de incomodidad, estrés y agitación mental. Es una técnica fácil, al poco de empezar a practicarla el organismo la interioriza muy bien y se adapta fenomenal al movimiento.

Se recomienda hacerla en una posición tumbada. Utilizaremos como puertas de entrada y salida del aire las fosas nasales. Para dormir, para conciliar el sueño es muy eficaz. Se trata de recoger todo el aire en el abdomen, sin mover la caja torácica. Coge el aire expandiendo el vientre hacia arriba, hinchándolo. Cuenta hasta tres mientras sientes que tu vientre se dirige hacia el cielo. Haz una retención de seis segundos y expulsa suavemente y contando hasta seis de nuevo y siente como la zona abdominal se encoge y se contrae. Sitúa una de tus manos para percibir el movimiento y hazlo cada vez más fluído en las series de repetición. Intenta que cada vez sean más lentas y date cuenta que tu ritmo cardíaco se va regulando.

Puedes visualizar una bola de luz en tu tripa cada vez que la llenas de aire y percibe como invade todo tu cuerpo relajándolo. Aumentarás tu bienestar general. Realiza este ejercicio las veces que creas oportuno. Observa tu estado después de finalizarlo y siente sus beneficios. 

Elige tu tirada aquí

Respiración I

Elige tu tirada aquí

Antes de entrar en contacto con nuestras cartas del Tarot, y sobre todo, formular nuestras preguntas, es muy importante “habilitar” el espacio, pero sobre todo lo más importante es nuestra actitud, que deberá ser siempre positiva.

Nuestro estado físico y mental es fundamental. Debemos estar relajados y con la mente en el aquí y el ahora. Para ello, la herramienta perfecta es un buen ejercicio de respiración.

El aire introducido por la boca no tiene fuerza ni energía suficiente. Existe, entre otras cosas, para actuar en los casos en los que la nariz no funciona (cuando estamos resfriados, por ejemplo), y el aire recibido no nos “alimenta” igual.

Utiliza la nariz en todo el proceso para realizar esta práctica:

Una vez sentado y con la espalda recta cómodamente, lleva la atención a tu abdomen y escucha el ritmo de tu respiración. Pon la mano sobre tu vientre, ahora toma aire sin elevar la caja torácica, llena únicamente tu abdomen inflándolo como si fuese un globo. Expulsa el aire con lentitud, afloja la zona. Siente como se mueve tu mano al inhalar y exhalar. Haz cinco series lentamente controlando el movimiento acorde a la respiración.

Ahora relaja el abdomen y retira tu mano. Practica la respiración alta. En ésta intervienen la parte alta de los pulmones, los hombros y las clavículas. Expande tu pecho al inspirar y  encógelo, disfruta del movimiento. Haz cinco series también lentamente con la atención puesta en esta zona.

Una vez experimentado estas dos fases por separado, vas a unirlas de la siguiente manera:

Inspira desde el abdomen y cúrvalo un poco para abrir las costillas inferiores con la parte media del tórax (respiración intercostal). Abre tu pecho abriéndolo bien para hacer que llegue todo el aire que quepa en los pulmones y reparte la inspiración a toda la caja torácica . No tengas prisa en soltar el aire, intenta sentirlo dentro de ti unos instantes y exhala desde el pecho, bajando por la zona media y abdomen al final. Siempre exhalaciones lentas.

Practica esta respiración completa el tiempo que creas conveniente. Recuerda, siempre con la atención puesta en ella desde que entra por tus fosas nasales hasta que sueltas. Siente que el aire llega y nutre a todas las células de tu cuerpo.

¿Has conseguido lograr una actitud de calma y sosiego? Cuanto más centrados estemos a la hora de estudiar los naipes mucho mejor. Los problemas y sucesos de nuestra vida que se repiten en nuestra cabeza hay que dejarlos fuera de nuestra relación con las imágenes para estar más receptivos.

Con esta práctica el diafragma funciona regularmente y masajea los órganos de la cavidad abdominal. Esta respiración pone a funcionar todo el aparato respiratorio.

Elige tu tirada aquí