La Templanza

Elige tu tirada aquí

La Templanza representa el matrimonio perfecto. La fusión equilibrada, la mezcla en su justa medida. Por norma general, La Templanza es uno de los Arcanos que más similitudes en cuanto a representación artística se refiere. No hay duda de que no puede expresarse mejor basándose en las copas, la mujer o ángel alado, y los cuatro elementos presentes.

Es un Arcano lleno de contrastes, de las dos copas; una representa la Luna y otra el Sol (de hecho, en el Tarot Rider una es de plata y otra de oro). El intercambio de fluídos, hace alusión a los dos sexos que se unen de manera física, mental y espiritual en una armonía perfecta. Los dos polos opuestos, se atraen (positivo y negativo, masculino y femenino).  El Ángel mantiene el equilibrio constantemente entre la materia a través de ellas para que se renueven eternamente. Se pasa de experiencias pasadas a futuras renovando nuestro espíritu. Es la perpetua fluctuación, para no llegar a los extremos. Incluso, se representa con un pie en el agua y otro en la tierra. El aspecto de esta mujer, es relajado, femenino, dulce, da sosiego, calma, tranquilidad, es decir, transmite paz. No toma partido por nada, ve el lado bueno de cada cosa por muy mal que pinte, su rostro anima a confiar en la Naturaleza.

El significado de esta carta es el paso de una situación conflictiva a una más serena. Representa a una persona discreta, equilibrada espiritualmente, correcta, diplomática, moderada que coopera y que da gusto estar cerca de ella, siempre tiene la palabra perfecta. Es mediadora, La Templanza es la comunicación a través del diálogo. Digo ésto porque si se queda uno atrapado en los extremos, en dejarse llevar por las emociones y no está cómodo en ningún sitio, lo mejor que puede hacer es tomar la actitud de este arcano, sentarse, relajarse, reflexionar, echar un vistazo al interior, vivir de manera más sana y equilibrada, evitar los excesos inadecuados, y darse cuenta sino está siendo un poco brusco con la gente que le quiere. Ha de ser compasivo, amable y debe mantener una relación de apoyo y colaboración con su gente. El Arcano de La Justicia es equilibrio sí, pero más terrenal, más kármico. La Templanza es la toma de conciencia para pararse a buscar el equilibrio espiritual interior, y muchas veces conlleva solucionar pequeños errores que vamos acumulando día a día para así, renovarnos y seguir hacia delante. 

Con la visualización de este Arcano, se intenta alcanzar la habilidad para manejar tus problemas, tus opciones y pensamientos negativos. Y vas a realizar este ejercicio las veces que creas necesarias y a la hora del día que te apetezca, creo firmemente que este arcano al igual que La Estrella, te acompañará siempre, y recurrirás a esta experiencia cuando sientas la necesidad de dejar ir la cólera o emociones insanas para evitar consecuencias físicas futuras, o cuando veas importante tener que valorar cualquier circunstancia en tu vida en ese momento. 

Siéntate en tu postura, ya sea en una silla o en el suelo. Haz unas respiraciones lentas e intenta mantener los “cuentos chinos” de tu mente alejados de ti en este momento. No vas a conseguir que desaparezcan, no lo intentes, vas a observarlos y dejar que vayan pasando, no te quedes anclado/a en ninguno de ellos y no los repitas una y otra vez, pues sino les darás más fuerza. Procúrate un espacio tranquilo donde no vayas a ser molestado/a.

El cielo está oscuro, hay luz pero intentas encontrarla. Imagina que estás en el medio de un lago pequeño, y el agua te llega a la altura de las rodillas. Alrededor de éste, verás arbolada, naturaleza, arena, es decir, tierra. El Sol comienza a estar presente en este paisaje, está al fondo y te permite luminosidad. Comienza a caminar hasta la orilla, vete despacio, camina relajadamente. Empieza a visualizar una figura al fondo que está de pie, a la orilla y te llama. Llega hasta ella, es el Ángel de la Templanza de tu lámina a tamaño real. Tiene un aura tan brillante que al mirarte ya te sientes cómodo/a y protegido/a. Está pendiente de sus copas, no quiere que nada se le derrame ni quiere que una de ellas se quede totalmente vacía, está concentrad@.

Pídele que te deje probar, a ver qué tal se te da. Toma cada copa con cada una de tus manos y empieza a medio llenar/medio vaciar, despacio y con atención. Ahora, piensa en los problemas que te sacuden actualmente, ahora no son tan importantes, necesitas no perder el equilibrio de tus copas, no puedes perder los nervios, porque así no podrás solucionar nada. Piensa si puedes verlos desde otro punto de vista, escucha tus sentimientos internos, tus mensajes desde el corazón. Pídele a a tu ser interior que no te abandone en momentos duros, que te prepare para cualquier cambio, que te ayude a adaptarte a tu nueva situación y que te de fuerzas sobre todo para no caer en los mensajes dependientes y negativos de tu mente, renuévate, ahora eres un guerrer@ espiritual. Devuélvele las jarras al protagonista de este espacio, estará encantado de recibirte siempre que lo desees. Vuelve al agua, es el agua de la vida y de la muerte, es aquella que cura. Date un baño, límpiate y vuelve a nacer  saliendo de ella y del ejercicio muy lentamente dedicando unos instantes a reconocer tu cuerpo y cómo te sientes.

Este naipe es otro ejercicio más de la búsqueda espiritual continua, que te prepara para soportar  nuevas vivencias.

Ilustraciones: Tarot de Mantegna, Anónimo, 1460. Lo Scarabeo

Tarot Dalí, Salvador Dalí, 1971. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

Deja un comentario