El Diablo

Elige tu tirada aquí

El Diablo es un Arcano con el que se puede hacer un buen trabajo para romper con las limitaciones que podamos tener. No es necesario practicar su visualización periódicamente pero sí debemos estar pendientes de cuándo hay que trabajarla, pues tenemos mucha facilidad para caer en la envidia, la avaricia, la lujuria, la ira, la soberbia…

El ser humano está constantemente sometido a la dura prueba de ignorar la llamada del deseo. El hombre, en un principio, se mueve por los instintos de supervivencia. Más tarde, cuando la conciencia ha subido un escalón, aparecen las emociones, y tras ellas, los deseos. Nos movemos porque deseamos, es lo que nos estimula, sino, no haríamos nada. La gente hace algo porque va a recibir otra cosa a cambio, una recompensa, el premio. Hay fases en nuestra vida, en la que nos metemos en el entorno de esta carta, en el cual, todos los que en él habitan, se mueven solamente por los deseos extremos y exagerados volviéndose así en verdaderos esclavos.

No vemos más allá de lo que ansiamos conseguir y muchas veces hasta ni nos importa el daño que podamos estar haciendo a los demás o a nosotros mismos. El Diablo, macho cabrío, tiene en su mano derecha (más grande en proporción), el arma que aplasta toda resistencia sin misericordia. empuña la espada de la verdad recordando así su antigua condición de ángel.

diablo

Al igual que los diablillos de la lámina, nuestras cadenas se hacen mas gruesas cuanto mayor es el apego que tenemos. Sufrimos sin cesar anhelando siempre algo. El Diablo es hermafrodita, es autosuficiente y un ególatra.

Este Arcano es la esclavitud de la materia, de todo lo que se pueda percibir con los cinco sentidos y además engancha y hace que vuelvas a por más. Es la fuerte atracción, el magnetismo.

El Ego está disparado. Somos un ser dominado por nuestra personalidad descompensada. Todos poseemos las tres fuerzas de la personalidad: el conocimiento, el deseo, y la acción. Primero conocemos algo que nos atrae, lo deseamos y luego vamos a por ello. Si hacemos que estas tres fuerzas colaboren entre ellas y las conducimos a un mismo fin, el resultado será una fuerza brillante.

Prepárate para mirarte al espejo y encontrarte con el mismo Demonio, con tu lado más oscuro. Es tu sombra, y es parte de ti. Vas a a descender a los infiernos. Realiza tu práctica de relajación y concentración habitual (para ello siéntate en una silla o en el suelo en posición de loto y respira con el abdomen de forma amplia y consciente) y observa esta imagen. Después de mirarla unos minutos, cierra los ojos e imagina como te adentras en un ambiente caluroso, con un olor fuerte y cada vez te cuesta más respirar. Empiezas a escuchar gritos de placer, de miedo, de dolor, de pánico… te encuentras gente atada, desnuda, encadenada, desnutrida. Empiezas a observar y sus cadenas no están verdaderamente ancladas, otras hasta están rotas ¿Por qué permanece esta gente allí? ¿Qué les retiene?

De repente aparece el jefe, el Gran cornudo rojo con alas de murciélago, te seduce y te encadena sin llave por el cuello. Te lleva junto a sus dos esclavos, la mujer (mente inconsciente) y el hombre (mente consciente). Identifícate con el de tu sexo y toma su lugar. Empieza a pensar qué es lo que te está atando a tu situación actual, qué estás haciendo en contra de tus propias convicciones, de qué estás abusando, qué te controla, qué traumas se te repiten… Conoce tu lado más oscuro y cuando lo reconozcas aparta de ti la cadena que te han puesto e imagina como dentro de la oscuridad y los sollozos le quitas con tu mente las cadenas a todos los seres que están sometidos en ese lugar. Regala luz con tu mirada, libérate y libéralos de sus signos de brutalidad e ignorancia.

Empieza a respirar, el aire se vuelve más limpio,el olor más fresco y te acercas a la luz del presente con todos los demás. Despídete del demonio, a ese no le puedes echar tan fácilmente de allí, pero a ti que no te líe… El Diablo es la fuerza necesaria como el principio del mal para la evolución del ser humano.

Como Carta del día viene a decir que hay veces en la vida que actuamos de tal forma que parece que el diablo nos ha estado guiando. Hemos caído en tentaciones, en el camino fácil y dentro de nosotros sabemos que no hemos actuado bien. Dejemos de buscar culpables y mirémonos mejor a nosotros mismos.

Este Arcano puede indicar trastornos sexuales derivados de experiencias traumáticas en la niñez.

Ilustraciones: Tarot Marsella

Tarot Erótico, Luca Raimondo, 2000. Lo Scarabeo

 

Elige tu tirada aquí

Deja un comentario