La Templanza

Elige tu tirada aquí

La Templanza representa el matrimonio perfecto. La fusión equilibrada, la mezcla en su justa medida. Por norma general, La Templanza es uno de los Arcanos que más similitudes en cuanto a representación artística se refiere. No hay duda de que no puede expresarse mejor basándose en las copas, la mujer o ángel alado, y los cuatro elementos presentes.

Es un Arcano lleno de contrastes, de las dos copas; una representa la Luna y otra el Sol (de hecho, en el Tarot Rider una es de plata y otra de oro). El intercambio de fluídos, hace alusión a los dos sexos que se unen de manera física, mental y espiritual en una armonía perfecta. Los dos polos opuestos, se atraen (positivo y negativo, masculino y femenino).  El Ángel mantiene el equilibrio constantemente entre la materia a través de ellas para que se renueven eternamente. Se pasa de experiencias pasadas a futuras renovando nuestro espíritu. Es la perpetua fluctuación, para no llegar a los extremos. Incluso, se representa con un pie en el agua y otro en la tierra. El aspecto de esta mujer, es relajado, femenino, dulce, da sosiego, calma, tranquilidad, es decir, transmite paz. No toma partido por nada, ve el lado bueno de cada cosa por muy mal que pinte, su rostro anima a confiar en la Naturaleza.

El significado de esta carta es el paso de una situación conflictiva a una más serena. Representa a una persona discreta, equilibrada espiritualmente, correcta, diplomática, moderada que coopera y que da gusto estar cerca de ella, siempre tiene la palabra perfecta. Es mediadora, La Templanza es la comunicación a través del diálogo. Digo ésto porque si se queda uno atrapado en los extremos, en dejarse llevar por las emociones y no está cómodo en ningún sitio, lo mejor que puede hacer es tomar la actitud de este arcano, sentarse, relajarse, reflexionar, echar un vistazo al interior, vivir de manera más sana y equilibrada, evitar los excesos inadecuados, y darse cuenta sino está siendo un poco brusco con la gente que le quiere. Ha de ser compasivo, amable y debe mantener una relación de apoyo y colaboración con su gente. El Arcano de La Justicia es equilibrio sí, pero más terrenal, más kármico. La Templanza es la toma de conciencia para pararse a buscar el equilibrio espiritual interior, y muchas veces conlleva solucionar pequeños errores que vamos acumulando día a día para así, renovarnos y seguir hacia delante. 

Con la visualización de este Arcano, se intenta alcanzar la habilidad para manejar tus problemas, tus opciones y pensamientos negativos. Y vas a realizar este ejercicio las veces que creas necesarias y a la hora del día que te apetezca, creo firmemente que este arcano al igual que La Estrella, te acompañará siempre, y recurrirás a esta experiencia cuando sientas la necesidad de dejar ir la cólera o emociones insanas para evitar consecuencias físicas futuras, o cuando veas importante tener que valorar cualquier circunstancia en tu vida en ese momento. 

Siéntate en tu postura, ya sea en una silla o en el suelo. No vas a conseguir que desaparezcan los pensamientos que acudan a tu mente, no lo intentes, vas a observarlos y dejar que vayan pasando, no te quedes anclado/a en ninguno de ellos y no los repitas una y otra vez, pues sino les darás más fuerza. Procúrate un espacio tranquilo donde no vayas a ser molestado/a.

Imagina que estás en el medio de un lago pequeño, y el agua te llega a la altura de las rodillas. Alrededor de éste, verás arbolada, naturaleza, tierra. El Sol comienza a estar presente en este paisaje, está al fondo y te ofrece  luminosidad. Comienza a caminar hasta la orilla, vete despacio, camina relajadamente. Empieza a visualizar una figura al fondo que está de pie, a la orilla y te llama. Llega hasta ella, es el Ángel de la Templanza de tu lámina a tamaño real. Tiene un aura tan brillante que al mirarte ya te sientes cómodo/a y protegido/a. Está pendiente de sus copas, no quiere que nada se le derrame ni quiere que una de ellas se quede totalmente vacía, está absorto en su tarea.

Pídele que te deje probar, a ver qué tal se te da. Toma cada copa con cada una de tus manos y empieza a medio llenar/medio vaciar, despacio y con atención. Ahora, piensa en los problemas que te sacuden actualmente, ahora no son tan importantes, necesitas no perder el equilibrio de tus copas, no puedes caer en el desastre, porque así no podrás solucionar nada. Escucha tus sentimientos internos, tus mensajes desde el corazón. Pídele a a tu ser interior que no te abandone en momentos duros, que te prepare para cualquier cambio, que te ayude a adaptarte a tu nueva situación y que te de fuerzas sobre todo para no recrearte en  ideas negativas de tu mente, renuévate, ahora eres un guerrer@ espiritual. Devuélvele las jarras al protagonista de este espacio, estará encantado de recibirte siempre que lo desees. Vuelve al agua, es el agua de la vida y de la muerte, es aquella que cura. Date un baño, límpiate y vuelve a nacer  saliendo de ella y del ejercicio muy lentamente dedicando unos instantes a reconocer tu cuerpo y cómo te sientes.

Este naipe es otro ejercicio más de la búsqueda espiritual continua, que te prepara para soportar  nuevas vivencias.

Ilustraciones: Tarot de Mantegna, Anónimo, 1460. Lo Scarabeo

Tarot Dalí, Salvador Dalí, 1971. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí

El Carro

Elige tu tirada aquí

Una vez que el héroe ha superado la encrucijada de Los Enamorados, se sube al Carro y emprende su camino. Este Arcano habla de triunfo, por supuesto, es una carta positiva si somos capaces de controlar nuestro vehículo. Esta imagen se compone del hombre, el  guerrero de la vida, el independiente que ha forjado su personalidad, y de dos caballos de colores antagónicos que hacen mover el carro a voluntad del protagonista. Está numerada con el número siete. Se dice que cada siete años sufrimos un cambio importante en nuestro proceso vital. El niño a los siete años ya es capaz de tomar decisiones de manera independiente, según la educación, las creencias y los valores adquiridos en su entorno, empieza a elegir lo que le gusta y lo que no, lo que quiere y lo que no; comienza a tener conciencia del yo, construye su persona individual a través del intelecto y empieza emitir sus propios juicios. El Carro es la personalidad, el ego; la máscara que nos hemos fabricado para mostrar al exterior, un personaje ficticio, creado por nosotros, que no debe apropiarse de nuestro verdadero ser. Si no olvidamos ésto, podrá ser una herramienta bien gestionada que nos conducirá al éxito.

El Carro habla del chico que se ha emancipado y se adentra en su propia senda dispuesto a aprender de la experiencia por sus propios medios. Ahora será responsable de sí mismo y recogerá lo que vaya sembrando, será consecuente de sus actos. Los caballos, uno de color negro y otro blanco que aparecen en la imagen adjunta izquierda, se asemejan a las esfinges de Waite. Ellos representan dos tendencias opuestas a las que se enfrenta el príncipe. Deberá controlar sus impulsos en el mundo material a través de su intelecto combinado con su espíritu del que todos estamos dotados.

Si llevamos esta explicación a la vida ordinaria, tiene una interpretación muy sencilla: Lo más probable es que el consultante tenga que hacer frente a dos metas o deseos que no son compatibles. Una parte de su ser quiere ir en una dirección pero su personalidad quiere ir hacia otra. La decisión ya está tomada, y lo mejor que puede hacer es unificar la energía que derrocha en ambas opciones, para dirigirla en una meta y así hacer que las riendas de su vida vayan bien encaminadas. Este chico tiene ganas de arriesgarse, tiene iniciativa, valor, fuerza y espíritu aventurero. Se encontrará compitiendo con otros, pues ahora tendrá que «sacarse las castañas del fuego». 

¿Qué podemos conseguir haciendo el trabajo  con este Arcano? 

La Visualización con El Carro nos va a ayudar a quitarnos la vergüenza a la hora de hablar en público, por ejemplo, pues se le relaciona con el lenguaje y la seguridad para manifestar sus propias ideas. También obtener pistas sobre cómo será nuestro camino para ir más preparados y así no mostrarnos débiles y confiar en nosotros mismos.

Me apeteció adjuntar la imagen de los duendes para esta carta porque le da un toque divertido, naif y aventurero. Despertará nuestra imaginación al adentrarnos en un mundo nuevo que iremos conociendo. Visualiza por un momento cómo será tu corona y tu carro, y qué seres estarán bajo tus directrices para irse contigo en esta nueva hazaña.

Ahora toma tu carta favorita del Carro, la que más te guste o más cariño tengas. Adopta tu postura cómoda, obsérvala un breve período de tiempo y realiza unas respiraciones amplia. Cuando vayas sintiendo la energía en tu cuerpo y estés relajado y a la vez te sientas joven y fuerte. Imagínate en la carroza, observa la escena iluminada por la luz del Sol, es temprano y detrás de ti dejas un gran castillo. Despídete de él. Observa cómo te crecen unas alas en la espalda, son las alas de tu alma, tu ropa brilla, las telas que cubren el techo de tu asiento son de seda, cómodas y coloridas. Saluda a los seres que están esperando que les des la orden de salida. Coge el mando y ponte en acción. Vuelve a cerrar los ojos, lleva la atención a tus manos y brazos, actívalos fuertemente, siente como el calor invade tu cuerpo, eres una persona caliente, sexual, viva, quieres comerte el mundo. Ábrelos de nuevo, da orden, rápidamente empezarás a avanzar y el viento te chocará en la cara, te estás movilizando. Ahora debes observar de frente, al suelo y a los lados. ¿ Cómo es tu camino? ¿Es muy largo? ¿Demasiado corto? ¿Hay árboles alrededor? ¿ Hay piedras y tropiezos? ¿Sientes baches sobre las ruedas? ¿ Ves algo al horizonte? ¿No lo ves? ¿ El camino se corta? ¿ Hay personas que te saludan? ¿Se despiden? ¿Te animan? ¿Qué dicen? Debes estar atento y concentrado a todas estas señales, pues indicarán cómo será el camino hacia tu meta.

¿Quieres ver lo seguro que te sientes y demostrar tu implacable personalidad ante la gente? Al fondo hay una reunión, una aglomeración de personas esperando un líder al que escuchar, quieren saber qué tiene que decir. Esa persona eres tú. Frena el carro, baja, estás totalmente confiado/a y el cosquilleo de tu garganta no te dejará hasta que no empieces a hablar, quítate el nudo, eres como todos los demás y lo que piensen o critiquen no tiene que afectarte, nada ni nadie es a gusto de todos. Cuando hayas dado tu mini conferencia despídete, tu energía ha sido bien empleada y has invadido a todos con ella a través de tus palabras. Tu lenguaje ha sido perfecto y convincente. El Carro es el que nos trae la cualidad del discurso.

Para salir de la visualización vuelve directamente dando un salto hasta el cielo. Anota tu experiencia, puede serte de gran utilidad.

Como carta del día, anima a ponerse en marcha y tomar una dirección. Coge todo lo que te vaya a hacer falta, lo justo y necesario y confía tus posibilidades, energía y éxito en las futuras vicisitudes. Por otro lado, previene de creerse que uno solo puede con todo, valorar las cartas adyacentes. El lado negativo viene a decir que el resultado será desastroso, derrotas, pérdida de bienestar (salud o económica) o que la persona no está lo suficiente preparada para iniciar la meta deseada. 

Ilustraciones: Tarot del Iniciado, Norbert Lösche, 1988. Lo Scarabeo

Tarot de los Duendes, Antonio Lupatelli, 1990. Lo Scarabeo

Elige tu tirada aquí